Cómo es la presión indirecta de EEUU a Rusia y China, a través de las sanciones a Venezuela

Esta semana el gobierno estadounidense de Donald Trump diseño un paquete de sanciones que impiden la compra de petróleo pesado de Venezuela. Esto originó la reacción inmediata de Rusia y China, tildados como aliados del régimen de Nicolás Maduro pero que, en realidad, también necesitan del flujo de dinero norteamericano para que los venezolanos paguen las deudas que contrajeron con esos países. En ese contexto, también juega la Unión Europea.

El único país que paga en efectivo la totalidad del petróleo que compra a PDVSA es Estados Unidos. La revista Foreign Policy, publicación estadounidense dedicada a la política exterior, recuerda a sus lectores que el año pasado fueron comprados 580 mil barriles diarios de petróleo crudo a Venezuela. Las petroempresas de ese país ya no podrán comprar a la estatal caribeña tras la decisión de Trump.

“Eso es especialmente importante porque Estados Unidos es uno de los pocos destinos para el crudo venezolano que realmente lo paga; Países como Rusia y China aceptan el petróleo venezolano como pago parcial por miles de millones de dólares de deuda”, explica Keith Johnson en el magazine citado, este martes 29.

El otro punto que destaca el analista internacional es la prohibición de venta desde Estados Unidos a Venezuela de petróleo ultraligero, insumo requerido a la hora de extraer el petróleo crudo. Johnson sostiene que “las medidas amenazan con matar el régimen de fondos a corto plazo y dificultan la extracción de más petróleo para vender en otros lugares”.

Por tanto, la medida norteamericana afecta notoriamente el cobro de deudas que mantiene un país con magros ingresos por la situación débil provocada por el gobierno de Maduro que, además, verá limitado la producción de la materia prima que sostiene su economía. Chinos y rusos cobrarán menos petróleo.

Este es el motivo fundamental del ingreso de Rusia y China al conflicto entre Venezuela y Estados Unidos. Pero otro actor inesperado es la Unión Europea, que no quiere mirar desde afuera cómo las tres potencias manejan este conflicto, pero que tampoco consiguió los consensos necesarios ni para reconocer a Juan Guaidó como presidente encargado ni para respaldar a Nicolás Maduro. Por eso apoya una solución negociada en los términos propuestos por el gobierno uruguayo de Tabaré Vázquez y el mexicano de Andrés López Obrador.

How Trump’s Venezuela Sanctions Could Undercut His Iran Policy

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s