Un Solo Uruguay pasó de pedir ajuste fiscal a revisar los sueldos de los funcionarios públicos

El gasto público es el problema del país, según Un Solo Uruguay, pero este año especificó el tono del reclamo. Fueron enfáticos en pedir que los funcionarios públicos puedan “removerse”, y “revisar sueldo” y “partidas extra” de jerarcas, legisladores, sus secretarios y asesores. En vez del ajuste fiscal, regla fiscal. Gasoil a precio de paridad de importación no apareció este año, pero sí la importación de biocombustible. No hay mención a políticas sociales.

La primera propuesta de este año fue la regla fiscal, en la proclama del año pasado fue la décima mención. La segunda fue parecida: de un genérico “revisar los cargos de confianza” pasó a limitarlos a 3 por jerarca. Además, añadió un apéndice político partidario: “respetando obligatoriamente la representación de la oposición” en los directorios de empresas públicas.

También se repite, pero en otro orden y con otro peso, el problema de la cantidad de funcionarios públicos. En 2018, querían suspender el ingreso por tres años; en la actual, por cinco, y que se abra la posibilidad de echar funcionarios según el cumplimiento de la tarea.

Del también genérico “Aprobar rendición de viáticos y devolución obligatoria de los sobrantes” pasó a mencionar al Poder Legislativo: “transparentar el gasto. Todo aquel funcionario o legislador que reciba viáticos o partidas específicas debe rendir cuentas y devolver el sobrante obligatoriamente”.

El año pasado solicitaron que se suspendan las partidas para comprar prensa, comunicación por celular, contratación de secretarios y gastos de representación. Este año incluyó la revisión de sueldos y partidas extras a todos los legisladores y jerarcas que ingresan por cuota política en la administración central y en las empresas públicas.

De recortar la flota pasó a parar la mitad de los autos, excepto los que se dedican a salud y seguridad. Algo similar pidieron el año pasado, porque buscaban el recorte de 14.000 a 7.000 vehículos, la mitad.

No hay mención a políticas sociales. Tampoco al monopolio de Ancap, pero sí a la participación de empresas subsidiarias de las estatales, como por ejemplo Alur, que elabora productos de caña de azúcar como biocombustibles. La primera mención es directa: modificar la ley de biocombustibles para que se pueda importar lo que se incorpora a las mezclas con combustible fósil. La segunda es el control y transparencia de las subsidiarias; en el gobierno pasado, el grupo de empresas formadas por Ancap estaba integrado por 18 empresas.

Tampoco se mencionó bajar el precio de energía eléctrica un 15%, medida que el gobierno dispuso el año pasado. Reperfilar las deudas, brindar períodos de gracia, armar paquetes de renegociación de deudas, quedó en 2018 y no apareció en 2019. Suspender las ejecuciones y expulsiones de colonos, así como exoneraciones para este grupo, faltaron a la cita.

https://revistalaventana.net/2018/01/23/las-propuestas-del-campo-una-por-una/

https://es.scribd.com/document/398093764/Proclama-USU#from_embed

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s