Perfiles: empresarios, terratenientes y antiabortistas compiten por la presidencia en nombre del Partido Nacional

Entre ingenieros agrónomos, propietarios de estancia, abogados oriundos del interior o con familiares directos vinculados a la explotación rural, se mueve la mayoría de los candidatos que presenta el Partido Nacional para las elecciones nacionales de 2019. La excepción es el quinto candidato, vinculado a católicos que están en contra de la ley de interrupción voluntaria del embarazo.

Lacalle Pou: ecos del linaje patricio en el doble apellido del candidato

El precandidato que recoge mayores voluntades en el Partido Nacional es Luis Alberto Aparicio Lacalle Pou. Hijo del ex presidente Luis Lacalle Herrera (1990-1995) y de Julia Pou Brito del Pino, que llegó a la cámara de Senadores en los años 2000-2005. Educado en el British School, estudió derecho en la Universidad de Montevideo. Se recibió en 1998.

Su carrera política comenzó en 2000 como diputado por Canelones en la lista de su madre, la 400. Alcanzó la presidencia de la cámara baja en 2011 y dos años después se proclama como candidato a la presidencia. Gana al candidato casi cantado de esa elección, el senador sanducero Jorge Larrañaga, con el 54% de las adhesiones.

Los orígenes de su apellido se remontan a la época colonial y se encuentran personalidades destacadas en la vida política uruguaya del siglo XIX.

Por ejemplo, Carlos José Blas Lacalle y Zelayeta acompañó al general Manuel Oribe durante la Guerra Grande y, posteriormente, a los gobiernos “de la fusión”, encabezados por Gabriel Pereira y Bernardo Berro. Su hijo, Carlos Celestino Lacalle, fue cónsul en España. Carlos Pedro Lacalle, reconocido escritor y docente de principios del siglo XX, se casó con María Hortensia Herrera, hija del caudillo blanco, Luis Alberto de Herrera. El hijo fue presidente en 1990, Luis Alberto Lacalle, que es padre del actual precandidato.

En la rama de los De Herrera, podemos ver que, en 1855, Luis de Herrera participó en el intento de golpe de Estado contra Fructuoso Rivera de 1832 y más tarde fue jefe político de Montevideo, símil de intendente, durante el gobierno de Gabriel Pereira. En el gobierno de Bernardo Berro fue ministro de Guerra y Marina, símil de Defensa Nacional. Su nieto fue Luis Alberto de Herrera, el famoso caudillo blanco del siglo XX; y su nieto fue presidente en 1990, Luis Alberto Lacalle.

Es decir que por ambas líneas genealógicas se puede llegar a los orígenes patricios de Montevideo, en especial con la casa Melo Coutinho, fundadores de la capital uruguaya, según explica “El Libro de los Linajes, Familias Históricas Uruguayas del siglo XIX”, de Ricardo Goldaracena.

La descentralización y mayor cantidad de policías, bastiones del productor rural Jorge Larrañaga

Hay una corriente del Partido Nacional que en la década del 1930 fundó el Partido Nacional Independiente, tensión con el Herrerismo que permanece hasta hoy. En las últimas cuatro elecciones internas nacionales, esta tendencia se considera sintetizada en la figura de Jorge Larrañaga. Fue intendente, diputado y senador por su departamento, Paysandú, bastión clásico del partido.

En 1999 no quiso ser el vice de Lacalle Herrera. En 2004 gana la interna y va con la fórmula de Sergio Abreu, pero pierde en primera vuelta ante el Frente Amplio. En 2009 acepta integrar el combinado con Lacalle Herrera, fórmula que pierde en balotaje ante el partido gobernante. En 2014 también pierde frente al hijo de Lacalle Herrera y también acepta la integración de su nombre a la fórmula, pero termina muy mal, al punto que declaró que no volvería a subir las escaleras de la sede del directorio de su partido. La insistencia de los políticos que aún integran su sector lo llevó a reiniciar sus aspiraciones presidenciales en las próximas contiendas de 2019.

Tiene amplio vínculo con los sectores del campo debido a sus propiedades y es fundador del “grupo de intendentes blancos” que fundó en 1990. Basado en estos orígenes, su discurso siempre orbitó en las reivindicaciones por mayor descentralización. Le añadió el discurso por mayor seguridad con la campaña “Vivir sin miedo”, que pretende plebiscitar en las próximas elecciones.

Verónica Alonso, la religión y Durán Barba como militancia y estrategia

La actual senadora nació católica. Se convirtió al judaísmo poco antes de su casamiento. Gran parte de su militancia está integrada por católicos evangelistas de la iglesia Misión Vida, dirigida por el pastor Márquez. Sus orígenes son de familia de clase media, ella trabaja desde los 16 años y finalizó sus estudios en el liceo público. Sobre su marido dice que “hay un imaginario de que es un viejo con plata”, ironiza junto a Gerardo Tagliaferro, en una entrevista para su ciclo en Montevideo Portal. El marido también se dedica a la actividad agropecuaria.

Estuvo con Correntada Wilsonista cuando integraba la Alianza Nacional de Larrañaga, después militó con Lacalle Pou y ahora se lanzó sola, luego de coquetear con el nuevo grupo de los intendentes. Se define como liberal en lo político y en varios aspectos de la economía, adopta una posición favorable al Estado de Bienestar, pero sin clientelismo, como entiende que hace hoy el Ministerio de Desarrollo Social.

Para prepararse, Jaime Durán Barba cenó con ella y otros dirigentes blancos en su casa de Rincón de Carrasco, según filtró al diario El País el 17 de setiembre del año pasado. Timbrazos y acciones de opinión pública son dos prácticas habituales de su carrera política. Pero ya había adelantado que “no cree que pueda pagarlo”.

Enrique Antía, otro productor rural

Ingeniero agrónomo que inició su camino público en la corriente no herrerista, aunque también supo integrar las listas de Lacalle Herrera. Si bien se crió en el barrio montevideano de Punta Carretas, su vida y su carrera política están enraizadas con la intendencia de Maldonado, de la cual fue dos veces su jefe comunal. Hasta el momento es candidato a la presidencia por la nueva corriente de intendentes municipales que basa su concepción en una mayor descentralización del poder de la capital nacional.

Koki, como le dicen los íntimos, está acompañado por Eber da Rosa y Sergio Botana, jefes comunales de Tacuarembó y Cerro Largo, respectivamente. En cada entrevista que brinda, de golilla, subraya que los intendentes tienen experiencia de gobierno, diálogo permanente con los ciudadanos.

Carlos Iafigliola

El diputado compite con un discurso contrario a las leyes del aborto, de matrimonio igualitario y de regulación del mercado de cannabis. A la habitual oferta electoral liberal en materia económica, política y social, le suma un componente religioso. Es el único que no tiene propiedades rurales. Es licenciado en marketing por la Universidad Católica y confía en el voto silencioso, aquel que no se manifiesta públicamente más que en el momento del sufragio.

La foto que ilustra este artículo integra a la presidenta del honorable directorio del partido, Beatriz Argimón, el diputado blanco que también integra el órgano de conducción blanco, Pablo Abdala, y el ex candidato Juan Andrés Ramírez Saravia, que se retiró de la contienda hace quince días.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s