Los inicios de Murro en el BPS: la eliminación del “pronto despacho” y las tarjetas de crédito

Cada director del Banco de Previsión Social (BPS) estaba en condiciones de “privilegiar” 25 expedientes por mes. Incluso, una comisión controlaba que la cantidad de carpetas favorecidas no se excedan del límite. La llegada de Ernesto Murro y los directores sociales al BPS cambió esa y otras costumbres para otorgarle mayor transparencia a la gestión del organismo.

“De ninguna manera, ni nosotros ni ustedes”. Esa fue la respuesta de Ernesto Murro, Luis Colotuzzo (jubilado representante de ONAJPU, de origen militante blanco) y Héctor da Prá (empresario). La potestad se eliminó a las pocas semanas y tambaleó por primera vez en la historia del banco, fundado en 1967, la posibilidad de otorgar jubilaciones y pensiones gracias a contactos políticos. Era 1992, primera vez que el directorio del BPS se integraría con representantes sociales.

Otra de las primeras batallas fue interrumpir la licitación para adjudicar toda la parte informática a una sola empresa. En 1995 se eliminaron los cinco cargos de “administradores generales” que, en realidad, eran un reparto de cargos: 3 para militantes del partido de gobierno (blancos, en esos años) y 2 para el partido opositor (colorados).

También se opuso a la reducción de directores, de siete a cinco (los tres directores sociales y dos designados por el Poder Ejecutivo), porque “aunque nos hubiera beneficiado, entendemos que a quien elige el pueblo para gobernar debe gobernar”.

“Los directores sociales obligamos al directorio a que se reuniera toda la semana y que hubieran actas en serio de las reuniones; obligamos a (practicar) una transparencia que antes no había”, comentó Murro en el libro “Vidas bien Vividas”.

Pero el caso más sonado de falta de transparencia fue el uso de tarjetas de crédito Mastercard que pagaba el BPS. “Recibimos las tarjetas y pensamos que el beneficio que teníamos era que no debíamos pagar su costo inicial. Una vez estaba de vacaciones en Río Branco y compré, por primera vez, unas cosas con la tarjeta. Al reintegrarme a trabajar reclamé el estado de cuenta para pagar esos gastos. Pasaron unos meses y la cuenta no me llegaba, cosa que me llamó la atención. Llamé a Mastercard para averiguar, porque yo quería pagar. Y la respuesta fue: ‘mire, Murro, nunca le va a llegar la cuenta porque las tarjetas de los directores las paga el BPS’. ¡No lo podía creer! Entonces llamé de inmediato al contador general del BPS para aclarar todo. Pagué y devolvimos las tarjetas.”

https://www.onsc.gub.uy/onsc1/images/stories/Publicaciones/RevistaONSC/r51/51-2.pdf

http://www.lr21.com.uy/editorial/25506-ocho-anos-de-la-integracion-de-los-directores-sociales-del-bps

https://www.representantesdejubilados.com/Quienes.php

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s