Dilma Rousseff cayó por 6 medidas administrativas habituales tomadas hoy por “ilegales”

La presidenta suspendida de Brasil, Dilma Rousseff, aclaró que las seis medidas administrativas por las cuales se la acusa fueron tomadas bajo las normas habilitantes que todos los presidentes brasileños utilizaron, por lo cual sostuvo que “eran legales antes y son legales hoy”. Advirtió que un gobierno sin legitimidad de las urnas puede verse tentado a imponer sus medidas a través de la represión, arma que el gobierno del Partido de los Trabajadores nunca usó en 13 años.

“Me acusan de firmar seis decretos de créditos suplementarios al presupuesto y, al hacerlo, haber cometido un crimen contra la ley presupuestal. Eso es falso porque siguieron autorizaciones previstas por la ley: tratan como delito un acto normal de administración”, dijo Rousseff.

Son actos legales correctos y necesarios, actos de gobierno y políticos que ejecutaron predecesores a mí por tanto no era un crimen y no lo es hoy.

“Me acusan de retrasar pagos del plan zafra, eso es falso, la ley no exige mi participación en la ejecución de este plan. Los que me acusan siquiera logran decir el acto que practiqué. Además, no restó nada para pagar, no hay ni una deuda”, complementó.

Pero Rousseff advirtió para el corto plazo: “Mi gobierno no cometió ningún acto represivo contra ningún manifestante. El mayor riesgo para el país es que lo dirija un presidente sin voto ni legitimidad para implementar soluciones y que se puede ver tentado de ejercer la represión para imponer sus medidas”.

“Lo que está en juego no es solo mi mandato, lo que está en juego es el respeto a las urnas, la voluntad soberana del pueblo brasileño y la Constitución”, dijo Rousseff antes de retirarse del Palacio do Planalto, la sede de la presidencia de Brasil. Recordó que a ella, la primera mandataria mujer, la votaron 54 millones de brasileños.

Para la presidenta suspendida, lo que está en juego son las conquistas sociales de los últimos 13 años que favorecieron a los sectores más populares, aumentaron el sueldo mínimo, mejoraron los salarios médicos para los que trabajan en el medio rural y respaldó con dinero a la vivienda social.

Dilma aseguró que este es un juicio frágil e injusto contra una persona honesta e inocente, la mayor brutalidad contra cualquier ser humano: penarlo por un crimen que no cometió. No existe justicia más devastadora que condenar a un inocente, una injusticia que se comete es un mal irreparable.

El juicio político se inició y ahora Dilma Rousseff fue suspendida en el ejercicio de la presidencia brasileña por seis meses.

Rousseff juzgada por tribunal del golpe de Estado militar, en 1970. Foto: teinteresa.es
Rousseff juzgada por tribunal del golpe de Estado militar, en 1970. Foto: teinteresa.es

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s