Batllismo quiso contratar a obreros del Palacio Legislativo como funcionarios estatales

El batllismo clásico quería contratar como funcionarios públicos a todos los obreros que se desempeñaron en la construcción del Palacio Legislativo, según se desprende de la investigación de Gerardo Caetano sobre los primeros 30 años de nuestro país.

El diputado Domingo Arena dijo en el Parlamento: “El Estado, cuando se lanza a una obra como el Palacio Legislativo, se lanza a una empresa que para él es un negocio efectivo. (…) Por esto, una vez que este palacio está terminado y una vez que este se haya hecho con el esfuerzo de toda la buena gente que lo ha servido, ¿es justo que sin más ni más no se tenga sino la idea de hacer economías y de despedir a todo el personal?”

“Yo creo en el principio dentro del cual debía esta Cámara ajustarse: es el de no mover a ningún empleado que ha servido en el Palacio Legislativo, sea grande o sea chico. El Poder Legislativo, que puede hacerlo todo, al mismo tiempo que resuelve la conservación de los buenos empleados que lo han servido y decreta que se los mantenga en sus puestos de trabajo hasta que no tengan otra colocación, puede imponer a los cuerpos ejecutivos, a los distintos entes ejecutivos, que colocan hombres todos los días, que mientas estén aquellos empleados que yo llamaría ‘en disponibilidad’, ocupando sus puestos, sean para ellos preferentemente las vacantes que se produzcan, y de esa manera el Estado se acerca a aquellos que le han servido”.

El discurso se brindó en la Cámara de Diputados el 1º de junio de 1927. Este palacio fue inaugurado en 1925, dos años antes de este discurso. La construcción del palacio tardó 18 años. Los textos olvidaron cuántos obreros fueron necesarios para la obra, pero sí reconocen que los materiales son de procedencia nacional por lo cual se abrieron canteras a lo largo del país.

La intención de levantar un palacio que albergara la labor parlamentaria data de 1896. La comisión del concurso de proyectos arquitectónicos fue presidida por José Batlle y Ordóñez. La obra la ganó un italiano radicado en Buenos Aires, Víctor Meano, el arquitecto del Congreso argentino.

Las obras comenzaron en 1908 pero en 1913 la discusión del presupuesto puso en riesgo la continuación de los trabajos. Una reconfiguración salvó la obra del ajuste presupuestal, que finalmente fue inaugurada el 25 de agosto de 1925. Sin embargo, la construcción de espacios y el final de obra demoraron hasta 1965. Con los años se construyó un edificio anexo para los diputados, con salas para las comisiones e incluso un helipuerto. Un estudio confirmó que el helipuerto es inútil porque cualquier helicóptero destruiría las ventanas adyacentes, por lo cual será sustituido.

El Palacio Legislativo no tiene habilitación de Bomberos, según un artículo de El País.

Inauguración del Palacio Legislativo, vista de la entrada a la Cámara de Diputados. Foto: CMF Montevideo.
Inauguración del Palacio Legislativo, vista de la entrada a la Cámara de Diputados. Foto: CMF Montevideo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s