2002, otro país: Banco Comercial, Banco Montevideo, Uragua, Sudamtex, Benhamou

Fin de año V. La crisis bancaria de 2002 tapó el problema de la salud pública, donde la interpelación del FA al ministro Alfredo Varela terminó, según El País, en “caos”. La interpelación de la senadora Mónica Xavier recordó que se desafiliaron 200 mil uruguayos del mutualismo y que los fondos de un préstamo del BID no llegaron a ese sector. Según Xavier, faltaban medicamentos y vacunas polivalentes, a lo cual Varela, ex presidente de la Cámara del Comercio, respondió en comisión que “el faltante no es tan grave”.

La moción de censura no fue acompañada por todos los partidos, pero hasta el senador blanco Jorge Larrañaga dijo que Varela fue al Parlamento “a tomarle el pelo” a los senadores. Ni siquiera el presidente del cuerpo en ese momento, García Costa, lo acompañó, y señaló como equivocada tanto la exposición de Varela como la moción de censura del FA, por apresurada. Tampoco Pablo Millor: “Al ministro Varela lo asesoró un zapallo, porque sólo alguien que no conozca el Parlamento le puede haber dicho al ministro que se pusiera a leer, con el ritmo de las misas en latín, las memorias anuales del Ministerio”, dijo a El País. Cuatro días después, el matutino informa que Casa de Galicia fue a concordato y que el Hospital Italiano quebró.

Los bancos

Pero la atención de todo diciembre se la llevó la Ley de Bancos. Desde el domingo 22 hasta su aprobación, El País redactó la trama para su aprobación. La banca suspendida abarca unos 247.000 clientes, que suma el 32% de las entidades privadas del país. Al 30 de junio, esos bancos tenían un patrimonio negativo que, en el caso del Banco Comercial era de U$S 434 millones, el del Banco Montevideo se ubicaba en U$S 469 millones y el de Banco La Caja Obrera en U$S 51 millones, decía el domingo, al tiempo que recordaba que la ley respaldaba a los depositantes. En comisión parlamentaria, el ministro de Economía, Alberto Bensión, reconoció que él y el presidente Jorge Batlle autorizaron saltearse los controles del BCU y trasladar recursos de la superintendencia de bancos al Banco Comercial, por un monto mayor al dispuesto por la ley, pero recordó que el Tribunal de Cuentas no objetó reparo alguno. Bensión confirmó que la decisión la comunicó por teléfono, para acelerar los trámites.

Respecto a la carta que remitió al Banco Central el 2 de junio solicitando cautela respecto a eventuales medidas de intervención del Banco Montevideo, Bensión afirmó que había que mantenerse dentro de las normas de la legalidad y que sus palabras no pueden interpretarse como una “invitación” a alterar las normas legales. En cuanto al banco Comercial, descartó que una intervención más temprana hubiera evitado las consecuencias posteriores.

El lunes abrieron los bancos. El presidente del República, Daniel Cairo, recordó que ese año “Perdimos 1.050 millones de dólares en ocho meses. Lo pienso y da miedo”. “El comportamiento de la gente en aquellos días tan difíciles fue admirable. El día que abrimos el banco y vi las colas de ahorristas afuera, pensé lo peor. Pensé que iba a pasar acá lo que pasó en Argentina. La verdad que la gente nos dio una lección”, prosiguió.

Anuncian que el 14 de febrero abrían los bancos clausurados. Ante esa novedad, el martes el presidente Batlle dijo que “la reapertura de los bancos va a generar destrucción de empleos en el sector bancario”. A pesar del anuncio, el trabajo del sindicato bancario, AEBU, permitió que el 100% de los trabajadores despedidos consiga trabajo en el sector.

Nadie quedó exento de la situación, ni siquiera la iglesia católica. El semanario “Entre Todos”, de la Arquidiócesis de Montevideo, exigió “saber quién dice la verdad” sobre lo ocurrido en la crisis bancaria y sostuvo que el Banco Central del Uruguay (BCU) tuvo “gravísima responsabilidad” en la actual situación de la plaza financiera nacional.

Por otra parte, los blancos llamaron al titular del MVOTMA, Saúl Irureta, a que no modifique las condiciones del contrato de Uragua, la empresa privada de agua potable de Maldonado. El presidente de OSE Juan Justo Amaro dijo que renegoció porque es “hombre de partido” y apuntó al director de la OPP Ariel Davrieux, quien explicó que la empresa no iba a perder, “porque el Poder Ejecutivo recibe títulos de deuda pública lo que hará que financieramente el ente gane”, según crónica de El País. Tres años después, Uragua comunica al Ejecutivo por carta que “no puede continuar con las inversiones previstas” y se retira de Maldonado.

En el campo internacional, Batlle anuncia su reunión con el subsecretario de comercio norteamericano Robert Zoellick para conversar sobre la posiblidad de un acuerdo con Estados Unidos y el Mercosur, al tiempo que discrepa con Enrique Iglesias, que opinó a favor de la creación de una moneda del MERCOSUR.

Los funcionarios del poder Legislativo iban a cobrar, en 2003, un aumento del 18%, que el vicepresidente Hierro López estaba comprometido a cumplir por ajuste al IPC y que no quería pagar. El gobierno anunció días después que el IPC previsto para 2003 era del 27%.

En ese marco, una columna de El País relativa a los chimentos de corrillo dice: “—Me consta que si no achicamos 15% el gasto del Estado, vamos al “muere”, surgirán serios problemas para “aguantar la parada” de los compromisos externos”.

La última noticia del año 2002 fue la asunción del segundo presidente de izquierda en el cono sur: Luiz Inácio Lula Da Silva. Además, se conoce que después de meses de paro, la oposición venezolana “levantará parcialmente” su movilización. Fue el último fin de año del cantante Gustavo Nocetti.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s