Derribar mitos: El Estado sólo destina el 5% del gasto público a las transferencias monetarias

El ministro de Desarrollo Social, Daniel Olesker, recordó que el Estado otorga a los sectores más vulnerables, mediante la Tarjeta Uruguay Social y la Asignación Familiar, en total, 0.5 puntos del producto bruto interno o, expresado en otros términos, un 5% del gasto público total.

Además, el ministro señaló que el 70% del gasto de la Tarjeta Uruguay Social se destina a la alimentación, mientras que un 20% sirve para adquirir productos de higiene y el 10% restante a otros rubros.

Ambos beneficios se destinan a la mujer, tanto si la familia es monoparental como biparental. Este mecanismo permitió que la administración de los gastos mejore en el hogar y mejore la capacidad de ellas en la interna de sus casas, aseveró Olesker.

El 71,6% de las personas que reciben asignación familiar tienen trabajo. Además, esos ingresos por su ocupación laboral duplican lo que obtienen por transferencias. Sin embargo, en un editorial publicado por El País, el 12 de abril de 2013, se consigna que: “los gobiernos del Frente Amplio han ido llevando al país rumbo al despeñadero constituido por áreas o sectores en los cuales trasmitir una cultura de trabajo parece algo lejano o innecesario.“

Tal vez el arquetipo de esto sea el famoso Mides, ese ministerio que nació por ley de urgencia con el No. 17866, a pocos días de haber asumido la presidencia el doctor Tabaré Vázquez y que virtualmente se convirtió en máquina de regalar dinero sin contraprestación”, señala dicha editorial.

Y el 7 de julio de 2013 decía que: “a través primero del Plan de Emergencia y luego del Plan de Equidad, los gobiernos apostaron a una reinserción en la sociedad de importantes sectores marginados por la pobreza. Pueden haberse logrado resultados, pero se va en camino de asegurar por siempre la pobreza en esos sectores. No se vislumbra la reinserción sino simplemente, el pago de un salario por no trabajar. Cualquier contraprestación es solo utopía, pero el reparto de dinero puede generar clientelismo electoral.”

Olesker: “¿Por qué cuando esa plata va para los sectores pobres hay una reflexión negativa sobre eso?”

Un matrimonio con tres hijos, que utiliza la Tarjeta Uruguay Social y cuenta con Asignación Familiar, cobra unos 4.300 pesos. “¿Qué le permite ese ingreso? En primer lugar: comer, salir de la inanición”, explicó el ministro Olesker. Pero recordó que los sectores vulnerables no son los únicos que tienen subsidios.

El Estado subsidia a las empresas que vienen a hacer inversiones de carácter estratégico. Según un relevamiento de la Dirección General Impositiva, la renuncia tributaria a favor de los sectores beneficiados por la Ley de Inversiones es del 66%. “Que está bien invertido –señaló Olesker-, porque eso se invierte para recuperarlo en puestos de trabajo y comercio interno. Pero, ¿por qué cuando esa plata va para los sectores pobres hay una reflexión negativa sobre eso?”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s