Para Carrera la derecha no tiene un proyecto político en materia de seguridad

Esta es la tercera de las 6 entrevistas al semillero frenteamplista. En esta oportunidad La Ventana entrevistó a Charles Carrera, director general de secretaría del ministerio del Interior. Es abogado, tiene 35 años e integra la dirección nacional del Movimiento de Participación Popular (MPP). Si bien se especializó en derecho financiero, la militancia lo ha llevado a trabajar en materia de seguridad pública. Durante la entrevista indicó que este ministerio ejecutó más del 95% de su presupuesto, a diferencia del promedio histórico de la cartera en otras épocas, que no alcanzaba a ejecutar ni la mitad.

Periodista: ¿Cómo empezaste en la política?

Carrera: Yo soy de Rivera. Arranqué siendo frenteamplista desde los 14 años, un poco en los comités de base, yendo a los distintos sectores. Qué sé yo. Empecé a leer cosas del Che y veía que el mundo era muy injusto y bueno, la política me llamó a militar, pensar en un país mejor, de que había que hacer cosas diferentes.

P: ¿Venís de una familia militante?

C: Fui criado por mis abuelos. Mi abuelo nunca habló de política, pero mi abuela sí. Era de familia batllista. Entonces ahí se hablaba mucho de política.

P: ¿Cómo es militar en el interior en la década del 90?

C: Era difícil. Vos escuchabas que por ejemplo iban a venir los rusos a llevarnos, que la gente iba a perder la heladera si votaba al Frente Amplio, que no iban a poder opinar sobre la educación de sus hijos. Era complicado. Mi familia era toda colorada. Ahora los cambié a todos. Es un mérito que tengo. Los trabajé.

P: ¿Había mucha gente de tu generación que compartía las inquietudes o era una cosa aislada, tuya?

C: En Rivera creo que era algo aislado mío. No había mucha gente que se preocupara por la militancia política. Cuando vine a la Universidad me sentí como liberado totalmente.

P: Arrancaste en la militancia barrial.

C: Si, por ejemplo el padre de mi novia en ese momento, que fue preso político y un tipo muy fermental, entonces charlaba mucho con él.

P: Después viniste a Montevideo.

C: El primer año hice la Facultad en Salto. Ahí teníamos un grupo de compañeros. Después me vine a Montevideo y al segundo año de Facultad arranqué a militar.

P: En la militancia estudiantil.

C: En realidad, a mi me gustaba dar una mano al Frente Amplio. Yo militaba a nivel de una agrupación de izquierda que teníamos en la Facultad de Derecho, se llamaba Unidad Estudiantil, pero a la vez buscaba estudiar. Yo vengo de una familia muy humilde, también tenía que rendir. Yo tenía una beca. Si no aprobabas el 60%… trataba de hacer de todo un poco. Pero si, militaba a nivel del Frente Amplio.

P: ¿Pero cuándo empezaste a militar fuerte?

C: En las dos últimas elecciones voté el MPP. Ahí empecé a meterme en lo que tenía que ver con trabajar en grupo; por el 2006 había un equipo que estudiaba el tema seguridad. Ahí empecé a militar en un agrupación que se llama Tito Pereda. En el año 2008 soy uno de los redactores del anteproyecto de la Ley Orgánica Policial, junto con la doctora Sahlon, representando al MPP en ese momento, en esa condición.

P. ¿La izquierda tiene una visión propia sobre el tema seguridad pública?

C: Yo creo que la línea que estamos desarrollando es de izquierda. Primero porque consideramos que la seguridad es un derecho humano. Y como derecho humano comprende todos los instrumentos con que cuenta el Estado para que la persona se pueda realizar, para que la persona pueda hacer uso de sus derechos, de sus bienes, de su vida en sociedad. Para participar en una organización de algo, por ejemplo, necesita seguridad. Y como tal el Estado se lo debe brindar. Todo lo que estamos organizando, dándole institucionalidad a la Policía cambiando el paradigma de que la Policía no está para el orden público sino para la protección de las personas, todo eso es una línea de izquierda. Porque las personas que viven en una sociedad organizada deben tener claro cuáles son sus derechos, cuáles son sus obligaciones, y que hay una institución que está para protegerla.

P: ¿Cuál es la diferencia entre orden público y protección de los derechos?

C: La concepción del orden público es del siglo XIX. La Policía estaba a los efectos de mantener el orden público, un concepto jurídico indeterminado. El orden público depende de las ideas dominantes. Pensás que una manifestación de estudiantes pacífica en un momento determinado puede afectar el orden público. Nosotros decimos que la Policía está para, en primer lugar, proteger los derechos humanos, y las manifestaciones son lícitas. Una marcha estudiantil es lícita siempre y cuando no rebase ciertos límites que afecte el derecho del otro.

P: Claro, en cualquier parte del mundo está establecido que si rompés un vidrio alterás el orden.

C: Claro, nosotros vivimos en sociedad, vivimos en Estado de Derecho, hay un montón de beneficios por vivir en este régimen. La Policía está para coadyuvar a que la persona se pueda realizar.

P: ¿Estos 8 años de gobiernos frenteamplistas están cambiando esa mentalidad?

C: Si. Propusimos una ley orgánica nueva donde dejamos bien claro lo que son los cometidos, la institucionalidad nueva, los derechos y obligaciones de los policías como funcionarios. Le dimos institucionalidad lo cual es fundamental. Cuando llegamos encontramos que el ministerio del Interior no tenía mando. A partir del 2005 se comienza un proceso de cambio cultural muy fuerte que se va dando en el reconocimiento del trabajador policía, con aumentos salariales, reconociéndoles derechos como persona, dándoles un estatuto más garantista. Muchas veces la derecha cuando fue gobierno quiso hacer algunos cambios y no lo logró, por ejemplo, la descentralización de radio patrulla que hoy nosotros lo logramos hacer. Ellos en el año 87, en el primer gobierno de (Julio María) Sanguinetti, no pudieron hacerlo, tuvieron una huelga policial. Después con (Juan Andrés) Ramírez tuvieron dos huelgas policiales. Una fue de pocas horas, la otra fue mucho más larga, con huelga de hambre. Creo que lo central es el cambio de la ley orgánica, pero todo lo que tiene que ver con la organización, con la política de reconocimiento salarial, es decir que el Policía va a tener un aumento por partida fija, que es el aumento por ser trabajador, pero después va a tener unas compensaciones variables que si cumple una serie de metas va a poder cobrarlo.

P: Qué extraño, siempre se asocia a la derecha con el discurso de la seguridad, sin embargo fue la izquierda quien tuvo que poner la mayor cantidad de recursos.

C: Coincido. Hoy hemos generado una serie de sistemas de información en un ministerio que es gobernable por autoridad política. Cuando llegamos habían 33 unidades ejecutoras. Hoy hay un equipo de gobierno que realiza la planificación. En el primer gobierno de Sanguinetti, en el año 85 a la salida de la dictadura, había un consenso político de que el sistema penitenciario estaba perimido, había que cambiarlo. Entonces ellos en la primera ley de presupuesto crearon un nuevo estatuto del operador penitenciario. La lógica era que ellos iban a poner a partir de ahí operadores penitenciarios y civiles que trabajaran en las cárceles. Nosotros recién en la ley de presupuesto de 2011 lo pusimos en funcionamiento. Es un ejemplo de que ellos no tenían mando porque no pudieron hacer las reformas que quisieron. Con las reformas actuales está Bonomi, Vázquez, el respaldo del presidente y hay un programa del gobierno que lo venimos a aplicar. En una charla en un comité de base, donde acompañé al Bicho… siempre dice que cuando estamos en el gobierno, a partir de la gestión y de la realización de un montón de programas, comienzan a surgir nuevas demandas de la población, y la seguridad es una de las nuevas demandas de la población. Nosotros invitamos a la derecha a que nos acompañe en este proyecto. Nosotros hicimos nuestro programa de gobierno, fuimos a las elecciones, sale el Pepe presidente, y tenía muy claro que habían cuatro líneas estratégicas que debían ser política de Estado: una de ellas era la seguridad. Se convocó a una multipartidaria antes de asumir, comenzamos a debatir y en agosto de 2010 firmamos un acuerdo. Es nuestra ruta de trabajo y estamos dando cumplimiento a ese acuerdo. Históricamente el ministerio del Interior ejecutaba el 48% de su presupuesto. Desde que estamos nosotros venimos ejecutando más del 95% del presupuesto.

P. Algo que no tiene antecedentes es que el ministerio del Interior cuenta en la actualidad con una batería de políticas sociales. ¿Cómo es posible?

La seguridad no se aborda sólo desde el punto de vista de la represión, sino a través de políticas preventivas, disuasivas, represivas y con programas de rehabilitación de los recursos. Uno de los éxitos de nuestra gestión es haber metido en el tapete fuertemente el tema de la rehabilitación, las políticas carcelarias como parte de la seguridad. Antes no se lo vía. Desde el 2009 está en nuestro programa de gobierno. Es un círculo vicioso. Si la persona comete un delito, va a la cárcel, no se rehabilita y continúa… tenemos un capítulo de políticas sociales por eso y también debemos desarrollar políticas preventivas. También desarrollamos programas como Mesas Locales, donde se busca la participación ciudadana en la construcción de una mejor seguridad objetiva. Está el programa Pelota al medio a la esperanza que trabaja con gurises de edad liceal, y lo que busca es que aprendan parámetros de convivencia, a vivir en una sociedad sin violencia, que ellos mismos construyan proyectos de convivencia y está bueno porque participan gurises de distinto estrato social y se juntan en un mismo equipo de fútbol. También está el programa Policía Comunitaria… nosotros nos asociamos con otros ministerios, por ejemplo en el Plan 7 zonas es una idea que construimos en conjunto, el ministerio de Desarrollo Social y Presidencia. La semana pasada estuvimos con el IMPO. Nosotros buscamos trabajar con otros institutos con la lógica de que el problema de seguridad no es sólo del ministerio del Interior.

P: Se escucha poco hablar de seguridad pública desde una óptica más amplia.

Si, la familia es fundamental en la construcción de un individuo. Allí se hace la primer socialización. Luego viene la educación, la escuela, el liceo, y esto incide en la etapa formativa. La Policía está en lo externo, cuando falló todo ese proceso de socialización.

P: ¿Para vos un delincuente es un fracaso de la sociedad, en la tarea de socializar a esas personas?

C: En parte si. Algunas veces tenemos que pensar lo que fuimos antes del 2005. No había un proyecto-país, fue horrible. Después uno ve en todos estos años todo lo que hemos hecho y a mi me impresiona. Creo que sufrimos una fragmentación social tan grande que a algunos sectores de la sociedad nos partió. Los gurises que hoy están delinquiendo son fruto de eso. No fueron atendidos en su momento. Falló la familia pero también falló el Estado que no le dio la contención. El Bicho ahora dice que el ministerio del Interior pone a la Policía, pone el mejor equipamiento policial, el armamento, los patrulleros y la sociedad pone a los delincuentes. A mi no me gusta ser tan determinista, pero quizá tiene razón.

P: ¿Y la Policía en ese marco cómo funciona? Bonomi ha dicho que la Policía es la custodia de los pobres y los trabajadores.

C: Estamos trabajando con los compañeros para un documento programático del MPP, donde señalamos que la Policía es el celador de los derechos. Tenemos que tener una institución mucho más preparada, trabajando como sistema, porque nosotros teníamos el problema que antes se trabajaba como chacras, es decir la Jefatura era una cosa, Inteligencia era otra cosa, y ahora otros de los éxitos es que se trabaja como en un sistema orgánico, que lo mejor que tiene Técnica está al servicio de Jefatura, que lo mejor que tiene Droga está al servicio de Jefatura, entonces trabajan y organizan. La derecha no le reconocía derechos a la Policía. Si vos tenés una institución que no le reconoce derechos y no le pagás un buen sueldo tenés un régimen disciplinario malo, no le das equipamiento, no le preparás para atacar la delincuencia; así tenés una Policía de manos atadas. Nosotros capacitamos a la Policía, estamos en un proceso de cambio cultural muy fuerte, le damos un mejor salario. Queremos una institución que le responda a la sociedad. Y es una institución que tiene un reconocimiento de la sociedad. Me ha tocado que organizaciones sociales han venido a solicitar apoyo a la Policía para determinada actividad.

P: Este año fue la elección de la Dirección Nacional del MPP y fuiste electo. ¿Vas a dedicarte al tema seguridad o ampliar tu margen de acción?

C: Estoy con un grupo de compañeros que está vinculado a este tema de la seguridad, y seguiremos trabajando en el mismo. Yo creo que la etapa que se viene en Uruguay, que seguro habrá otro gobierno frenteamplista, es la etapa del desarrollo, y un país desarrollado necesita seguridad para poder cumplir con sus cometidos.

2 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s