Los tres objetivos de Bordaberry eran los sindicatos, la educación terciaria y los partidos

Según consta en el primer discurso golpista, Juan María Bordaberry disuelve las instituciones democráticas para defender la institucionalidad de sí misma e instaura un comité de notables llamado Consejo de Estado para trabajar la labor legislativa. El objetivo era reformar el sistema político uruguayo hacia un nuevo sistema sin partidos, como explicitó en el discurso de asunción de los consejeros de Estado de diciembre de 1973.

Para Bordaberry la “infiltración marxista”, los enemigos de los partidos tradicionales y la deslegitimación del sistema de partidos políticos lo obligaron a decretar la disolución de las cámaras y la militarización del Estado. En su discurso, luego de indicar los motivos, subraya la necesidad de una reforma constitucional, lo que subraya en la oratoria de asunción de los consejeros de Estado del 19 de diciembre de 1973.

En esa ocasión afirma que los integrantes del nuevo cuerpo legislativo son “protagonistas de una revolución” y que los principales peligros de los consejeros son el marxismo internacional que se podía encontrar en tres “reductos”: la organización sindical, la organización de la Universidad de la República y el sistema político. El presidente Bordaberry no menciona a la guerrilla urbana.

Un día como hoy, pero de hace cuarenta años, Juan María Bordaberry dijo: “Reitero hoy, -repitiendo un concepto de su discurso de asunción- sin trabajo, sin comprensión mutua, sin espíritu de solidaridad social, no hay desarrollo y si no hay desarrollo, no hay aumento de bienestar social”. Porque para el presidente, sin seguridad no hay economía y por lo tanto no hay distribución.

En mayo de 1973, la justicia militar acusó al senador Enrique Erro de establecer contactos ilegales con la guerrilla uruguaya y solicitó su desafuero. Las instituciones decidieron por mayoría parlamentaria no desaforar al senador, motivo del golpe según el presidente Bordaberry.

Su discurso inaugural como presidente de facto terminó así: “Esta es mi Patria, en ella nací y si Dios quiere en ella moriré, afincado en ella, enraizado en ella. Y más importante que eso, en ella van a vivir mis hijos y sólo el supremo propósito de que ellos y todos los que como ellos han de vivir en esta patria lo hagan en libertad y en una sociedad justa, es lo que me lleva a asumir plenamente esta inmensa responsabilidad que hoy tomo a mi cargo y para cuyo ejercicio pido la confianza del pueblo uruguayo y para cuyo resultado me someto al juicio inapelable del pueblo uruguayo”.

Juan María Bordaberry murió bajo arresto domiciliario, el 17 de julio de 2011, condenado por atentado a la Constitución en reiteración real, desaparición forzada y asesinato. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s