PISA desmiente que educación privada sea mejor que la pública

El proyecto educativo presentado por el senador Pedro Bordaberry propone que el Estado subvencione centros educativos públicos de gestión privada. Cinco mil pesos que “obstarán” a lo que reciben las familias de la Tarjeta Uruguay Trabaja.

No existen datos que demuestren que la gestión privada sea más educativa que la pública. Las reformas similares al proyecto presentado por el legislador del Partido Colorado ya se implementan en el mundo y tienen datos que nos pueden ayudar a comprender el fenómeno.

España corre hacia una reforma educativa similar. La crisis hizo su trabajo: bajó el sueldo docente, designa menos becas, despidos… lo cual dio paso al aula pública de gestión privada, por tanto las evaluaciones externas, el aumento de la cantidad de alumnos (de 25 a 40). Esto puede interpretarse como el paulatino desmantelamiento de la educación pública. En cuatro años España perderá el 20% del presupuesto educativo. ¿Suena familiar?

En Madrid existe la “educación concertada”: colegios pagados por la Comunidad de Madrid y dirigidos por privados. La Comunidad estudia la demanda de puestos escolares. Hoy, por efecto de la crisis, para todo el “plus educativo” que ofrecen varias concertadas hay que poner plata encima para entrar a una plaza educativa. Comedor escolar, extensión horaria, todo. La consecuencia es obvia: los institutos públicos se masificaron.

Las guarderías públicas de Madrid dan muy pocas facilidades a los padres, pero la Comunidad paga cien euros a los padres que elijan centros privados. Otra consecuencia lógica: es más barato ir al privado.

Ahora, de 2000 a 2009 se duplica la inversión en educación, pero la deserción temprana no bajó y está en el 25%. ¿Qué ocurre?

PISA, la vedette actual de la derecha, en su informe In Focus Nº 7, “A quién beneficia la educación privada”, establece que “no encuentra relación entre el porcentaje de centros privados en un sistema educativo y el rendimiento a nivel del sistema”. El problema educativo, entonces, no pasa por la gestión.

PISA muestra que los centros públicos con poblaciones de alumnos comparables ofrecen las mismas ventajas, mientras que los centros públicos medios con un alumnado más diverso, no ofrecen generalmente estas ventajas”, indica parte del informe. El problema es, entonces, el contexto social, económico y educativo del alumno.

El documento habla del “alumno aventajado”. “El rendimiento del centro depende generalmente de la calidad de la instrucción proporcionada, del contexto de los distintos alumnos y de la composición del alumnado del centro”, dice el texto. Así que, como señala PISA, dos de los tres factores de éxito de un instituto dependen más del origen del alumno que de los docentes.

¿No será ese el proyecto de la derecha?

José Pedro Varela tenía otro proyecto: “Los que una vez se han encontrado juntos en los bancos de una Escuela, a la que concurren haciendo uso de un mismo derecho, se acostumbran a considerarse iguales.” 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s